jueves, 30 de mayo de 2013

¡que ilusión tener una casa limpia

¡que ganas de tener la casa ordenada, limpia y despejada de trastos que no lucen y solo ocupan lugar!
Para conseguir esa  higiene y tranquilidad lo mejor será ir tirando y/o vendiendo todo lo que no se utiliza, dejando solo lo que realmente  es aprovechado.
Aprenda a despojarse de lo material , de lo que  guarda por si lo necesita.
Liberese  asi mismo de tantas cosas  en su casa, y vera como de repente vive en un hotel, rodeado de aire puro y paz espiritual.